Editorial Opinión

Houston, We have a problem!

Por Alfredo Avalos

Con la escasez de trabajadores de la construcción en Estados Unidos, la ciudad espacial enfrenta un problema de falta de manos que la levanten del fango después de Harvey

Cuando el huracán Katrina devastó la ciudad de Nueva Orleans, miles de trabajadores, muchos indocumentados, realizaron los trabajos más sucios y las labores más duras para sacarla del lodo.

Para remover 38 millones de yardas cubicas de basura y destrucción, barrieron y limpiaros las calles anegadas en lodo, removieron escombros de los edificios, limpiaron la comida podrida de los refrigeradores y vaciaron los muebles anegados de las casas.

Luego de limpieza total fueron ellos mismos los que instalaron el sheet rock y los nuevos techos devolviéndole el rostro nuevo y mejorado a The Big Easy

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Tulane, al menos el 25% de los trabajadores que reconstruyeron Nueva Orleans eran indocumentados y ganaron en promedio 10 dólares por hora.

Según el mismo estudio, mientras los trabajadores indocumentados realizaban los trabajos más peligrosos, más sucios y arduos, los trabajadores estadounidenses realizaron trabajos especializados como electricidad y plomería.

Los trabajadores indocumentados fueron cruciales en la recuperación de las zonas afectadas por Katrina, y para la recuperación de Houston se necesitarán con desespero, pero en estos días de hostilidad en su contra que comienza desde el 1600 de Pensilvania Avenue en DC y se extiende por varias entidades incluido el estado de Texas, con la infame SB4, la ley “muéstrame tus documentos”, uno se pregunta ¿Quién hará el trabajo sucio de la reconstrucción?

Greg Abbot, el gobernador de Texas y su equipo se ha empeñado en pasar una serie de medidas para combatir la inmigración ilegal en el estado de la estrella solitaria, haciendo que sea cada vez más difícil para estos vivir y trabajar en Texas, por lo que tal ambiente, esta crucial mano de obra tal vez no se encuentre disponible para la rápida recuperación de Houston.

“Esto puede tener un efecto fatal en la comunidad”

afirma Laurel Fletcher, profesora de leyes en la Universidad de California Berkeley quien ha estudiado las condiciones de trabajo en Nueva Orleans luego de Katrina. “Todo depende del clima que se genere a favor o en contra de los residentes indocumentados en el área de Houston”.

Luego de Katrina, el presidente George W Bush suspendió temporalmente ciertas leyes laborales, permitiendo a los contratistas emplear trabajadores sin verificar su estatus legal. La idea era “hacer más fácil” que los trabajadores que perdieron sus documentos en la inundación pudieran obtener un empleo, pero al hacerlo también se suspendió el Acta Davis-Bacon que requiere a los contratistas con el gobierno federal un salario promedio en el área, y los abusos en contra de muchos trabajadores sin documentos no se hicieron esperar.

La ciudad espacial va a requerir de seducir a los trabajadores de la construcción, pagándoles salarios por arriba de la media en el mercado laboral para que estos dejen sus trabajos existentes y regresen a los sitios de construcción.

Al mes de junio había alrededor de 225 mil trabajos de construcción disponibles en Estados Unidos, 31% más que en junio de 2016 y antes de Harvey,

La Asociación Nacional de Constructores de Vivienda reportaban que cerca del 70% de las compañías de construcción en el país no conseguían suficientes empleados.

Quizá los efectos de Harvey forzaran a los zelotes antiinmigrantes del estado a reconocer de una vez los hechos:

Los inmigrantes indocumentados representan el 5.1 % de la fuerza laboral de Estados Unidos

y deportarlos a todos como gritan en sus discursos para arengar a las masas que los siguen,  enviaría a la economía del país a un recesión por reducción de la productividad que provocaría la inflación lógica, al aumentar los precios de la construcción, de acuerdo con un estudio de la firma de Análisis financiero  Moody’s Analytics, haciendo más complicada aún la reconstrucción de Houston y otras áreas afectadas por los huracanes.

Oh Houston, We have a problem!

0 comments on “Houston, We have a problem!

Leave a Reply

%d bloggers like this: