Noticias

Queremos tu pan, pero regresa a tu país

Opinión Editorial | Por Alfredo Avalos | Foto: Panaderos, El Bolillo Bakery Facebook.

En medio de la catástrofe provocada por el huracán Harvey en Houston los primeros en ofrecer su ayuda fueron aquellos a los que la Administración de Trump quiere fuera del país

Cuando las compras de pánico causadas por el huracán Harvey en Houston Texas dejaron vacías las vitrinas de la panadería “El Bolillo” ubicada en la interestatal 45 en la zona de Brays Bayou, la mayoría de los empleados se fueron a sus casas para resguardarse del diluvio que se les venía encima. Todos, incluido el dueño se pusieron a salvo, excepto 4 trabajadores, lo últimos en intentar salir esa noche del 26 de agosto.

Luego de limpiar los hornos y las áreas de trabajo, los cuatro panaderos se encontraron con que el tranquilo Brays Bayou había sido despertado por Harvey y con ello el nivel de las aguas había subido tanto en el área que ya no podían irse a casa como todos, su única opción era regresar al interior de la panadería y esperar.

Sin encontrarse en sus horas laborales, sin supervisión, y para hacer menos angustiante la espera, los cuatro panaderos decidieron hacer lo que mejor les sale, bolillos y pan dulce para volver a llenar las vitrinas vacías del negocio.

De la noche del sábado 26 de agosto hasta la mañana del lunes 28 en que finalmente “pudieron ser rescatados”, los panaderos hornearon cerca de 2000 kilos de harina, que con el paso de las horas y el trabajo incansable de sus manos se convertirían en alimento para las víctimas de Harvey.

El lunes, cuando el dueño de “El Bolillo” pudo llegar hasta su negocio se encontró con las vitrinas llenas de pan dulce y por supuesto, con bolillos, la especialidad de la casa.

La decisión la tomó sin dudar, el pan horneado por sus trabajadores en un maratón de dos días y dos noches tenía que llegar a las víctimas de Harvey en los albergues, incluido el George R. Brown Convention Center y la estación de policía cercana.

Bryan Alvarado es el gerente de “El Bolillo” sucursal Brays Bayou, una de las tres localidades de este negocio que funciona con el trabajo de inmigrantes latinos. Kirk Michaelis es el dueño de la panadería quien se ha ganado los titulares por su generosas acción de regalar el pan horneado por sus trabajadores, pero ¿Quiénes son los cuatro panaderos que trabajaron día noche para lograr esta hazaña?

Del Washington Post a la cadena Univisión todos han compartido la noticia de los cuatro panaderos héroes de Harvey, y ciertamente, ¿Quién duda que merecen tal calificativo?, lo que no conocemos son sus nombres, y el título de héroes es una bonita forma de ocultar su identidad.

Muy al estilo de los héroes que hacen el bien detrás de una máscara, los 4 panaderos ¿mexicanos? ¿guatemaltecos? Permanecen anónimos, su gerente y el dueño de “El Bolillo” dan las entrevistas, ellos, los héroes de Harvey, como la fuerza de trabajo anónima que mueve amplios sectores de la economía en Estados Unidos, permanecen callados.

Otra de las noticias que se volvió viral, durante las inundaciones de Houston fue el deceso de Alonso Guillén de 31 años originario de Piedras Negras Coahuila. Guillen se aprestó sin pensarlo a brindar ayuda a víctimas de la inundación y junto con un grupo de amigos salió en un bote que se volteó enviándolos a la corriente de un arroyo.

Guillén, quien llegó a Estados Unidos siendo niño, era recipiente de DACA, el programa que el pasado martes 5 de septiembre, la Administración Trump dio por terminado.

De no ser por la decisión de un juez en la ciudad de San Antonio, Texas, 1 de septiembre habría entrado en vigor la ley SB4 en Texas, también conocida con “Ley muéstrame tus documentos”, mediante la cual los departamentos de policía del estado de Texas se verían obligados a instruir a sus agentes para realizar labores de agentes de inmigración al detener a una persona, y averiguar, si así lo consideraban oportuno, el estatus migratorio del detenido.

Por ahora la SB4 se encuentra en el impasse legal que dicta el procedimiento judicial de una ley que ha sido suspendida y debe ser revisada en un tribunal superior, y los inmigrantes indocumentados pueden respirar tranquilos por algún tiempo de que los departamentos de policía no cumplirán, por ahora, funciones de agentes de inmigración.

A los estudiantes de DACA el promotor del fin del programa, el presidente Donald Trump, les ha dicho “que no tienen de que preocuparse”, también por ahora, de ser deportados, mientras continúa su labor de promoción de la construcción de un muro en la frontera con México y perdona la sentencia judicial del ex sheriff del condado de Maricopa en Arizona, Joe Arpaio conocido por su prácticas de perfil racial que ordenaba realizar a sus agentes, muy al estilo de las implicaciones que tendría en Texas una ley como la SB4.

Mientras el mundo celebra a los “Héroes de Harvey”, los cuatro panaderos de “El Bolillo” y el sacrificio del “Dreamer” Alonso Guillén, las acciones del gobierno de Trump demuestran lo que los inmigrantes indocumentados han sabido desde siempre, Estados Unidos quiere su trabajo, pero no los quiere a ellos.

0 comments on “Queremos tu pan, pero regresa a tu país

Leave a Reply

%d bloggers like this: